Paréntesis insospechado.

Acabo de abrir (subir) la persiana y es tanto (tanta) la escarcha que parece un campo blanco, hermoso a pesar de la helada increíble que debió absorber la noche.

Era sólo el inicio de un saco de palabras que no tienen intención, y es que vengo de un blog tan de timbre neutro pero no indiferente; leyendo entradas de antaño que me ha nacido una  inspiración de quietud sencilla.

Supongo que todos esperamos grandes trozos de emociones cogidas en las palabras o inteligencias de nivel superior que nos hagan reflexionar, pero también es bueno  coleccionar remansos de paz contando cosas sencillas sin intención de alardes, ni de grandes metáforas, ni de palabras de significado infame por su desconocimiento.

Y así escribe él y así lo interpreto yo, y como el tiempo es ingrato mucho más si le dejamos...Este nimio reconocimiento a su persona y a esas pequeñas confidencias que nos acompañaron, al margen de cualquier teoría de la conspiración y embuste.

Feliz día de Reyes.





Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.