Ser y/o estar.

Es difícil hacer una buena crónica sin recordar los nombres de los intervinientes de los hechos. Y un acto de cobardía relatar los hechos sin opinar al respecto.

La cuesta me está dejando sin aliento. 
Mientras, voy pensando en los ojos azules de mi amiga. En un nano-rato con lágrimas y en todos los demás ratos con una fuerza digna de elogio. Sus cenizas en una playa, las mías en una cajita de caramelos. 
Entre los pasos intercambio los pensamientos. 
Los setecientos euros que me han ofrecido por estar metida en una pecera ocho horas de lunes a viernes - Los ojos de mi amiga.

Hay poca gente. Mejor, es fácil recordar las caras. Poesía, música y performance . 
Me dan un cartel. Tengo que salir al escenario con un cartel y no decir nada. 
En un primer segundo, quiero devolverlo. En los siguientes segundos segundos, pienso en todos los festivales del colegio en los que actué y que si quiero salir algún día micrófono en mano a decir algo con causa y motivo es un buen momento para acariciar de nuevo la maravillosa sensación de estar a cincuenta centímetros del mundo.

Se acaba el espectáculo, la poesía, la música: (Dani Hernán) y la perfomance.

De nuevo de camino por la m-treinta vacía y con las luces fugadas de las fachadas de los edificios...
Me encuentro. 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.